Negocio de la demolición crece hasta 70% por reconstrucción y reactivación inmobiliaria - El Mercurio

Tras el 27-F subió la demanda de trabajo. Este año, las nuevas inversiones en la construcción impulsarán la actividad.

Marco Gutiérrez V. Al menos quince edificios deben ser derribados este año. Algunos porque quedaron en malas condiciones tras el terremoto de febrero de 2010, y otros para dar paso a nuevas inversiones.

Ese inventario es sólo una parte del mercado que se disputan las principales empresas de demolición del país, cuya actividad creció hasta 70% el año pasado, respecto de 2009, debido a la mayor demanda de trabajo tras el terremoto y también por la reactivación de las iniciativas inmobiliarias, una vez que el sector se recuperó del impacto de la crisis financiera mundial.

La lista de edificios a derrumbar es importante, afirman en este rubro. Los valores de las demoliciones van desde los $1.200 millones hasta los $2.500 millones para torres en torno a los 10 y 20 pisos, respectivamente. Pero los presupuestos varían según las técnicas que se utilicen, si la estructura representa mucho riesgo para la operación e, incluso, la distancia con los depósitos de escombros.

A la vez, señalan que las garantías y seguros comprometidos en estos trabajos pueden costar hasta 25% del contrato.

También hay tendencias nuevas. Dos de las empresas más grandes de la industria, Flesan y Porzio, afirman que las demoliciones "ecológicas" están en boga. Se trata de una máquina hidráulica, una especie de brazo, que tritura y corta las estructuras en altura. Son faenas más seguras y menos ruidosas.

Los actores

Emilio Salgado, gerente de operaciones de Flesan, la mayor firma del sector, comentó que el año pasado estuvieron a cargo de la demolición de las estructuras de la autopista Vespucio Norte, que colapsaron con el sismo, y de un edificio de 16 pisos en San Pedro de La Paz, VIII Región. A lo anterior se suman cerca de 80 silos dañados en diferentes zonas del país.

En 2009, Flesan obtuvo ingresos por casi $2.500 millones, pero el año pasado superó los $4 mil millones. Para absorber la mayor demanda invirtió US$ 3 millones en maquinaria. Según Salgado, la firma posee el 60% de este mercado en el país y está presente en Perú, donde facturó US$ 5 millones en 2010. A la vez, evalúa ingresar a Colombia, con obras ligadas al retail . Para este año Flesan espera que sus ingresos suban 50% hasta los $6 mil millones.

Mario Porzio, gerente general de Demoliciones Porzio, con sede en la V Región, comentó que hace cinco años optaron por especializarse en estructuras de gran tamaño, como fábricas y hospitales. Tras el terremoto han botado chimeneas de hasta 45 metros. El empresario señaló que sus ventas crecieron 25% en 2010, sin revelar montos.

El gerente de operaciones de Demoliciones Socoher, Yerko Celpa, asegura que sus ventas crecieron en torno a 70%, superando los $1.600 millones. Para aprovechar el buen momento de la industria, invirtieron en nuevas máquinas y camiones.

Seguros e inversiones

Las proyecciones para este año apuntan a que la experiencia registrada en 2010 debería repetirse.

Mario Porzio explica que parte de este dinamismo estará impulsado por las aseguradoras que están desembolsando los pagos comprometidos en las grandes estructuras dañadas por el terremoto. En Socoher comentaron que sólo en Concepción se espera la demolición de 9 edificios afectados por el sismo.

A esto se suma la reactivación de la construcción, que debería acelerar su crecimiento hacia el segundo trimestre. Yerko Celpa estimó que la reactivación inmobiliaria será importante en Providencia y Las Condes.

Esta última comuna aprobó en 2010 un total de 57 permisos de demolición, once más que el ejercicio previo. En Providencia, en tanto, el año pasado se otorgaron 20 autorizaciones y en los primeros dos meses de 2011 ya van nueve permisos.

El sur

Ciudades como Curicó, Rancagua y Concepción se han convertido en mercados atractivos para las empresas.

Biobío

El MOP ha señalado que el presupuesto fiscal para demoler 9 edificios en la VIII Región bordearía los $10.500 millones a $12 mil millones.

35%

cayeron los permisos de demolición en Las Condes durante 2009, respecto del año previo, totalizando 46 faenas. En 2010, la actividad subió 24%.

Dinamismo

60 proyectos se incorporaron a la oferta pública inmobiliaria el cuarto trimestre de 2010, la mayor cifra desde el segundo trimestre de 2008, según Collect, lo que revela la recuperación del sector.

25%

de un contrato de demolición puede gastarse en seguros y garantías, dicen las empresas.